martes, 24 de junio de 2014

Vamos a la playa, calienta el sol...

Cuando el Cangués y una servidora éramos sólo dos, o si acaso, dos y un barrigón, íbamos a la playa prácticamente con lo puesto, el bikini o bañador debajo de la ropa, la toalla al hombro, la crema para el sol y a correr. Disfrutábamos muchísimo de escaparnos a la playa para aprovechar cualquier rayo de sol que se dignara a lucir en nuestra Asturias Patria Querida. Pero las cosas han cambiado radicalmente desde que la Cachorrina entró en nuestras vidas, y desde que el destino tuvo a bien situarnos en una Isla paradisiaca, con calas de arena blanca finísima y aguas cristalinas color turquesa, y 300 días de sol al año.

Ahora la playa forma parte de nuestro día a día, -no pongo rutina diaria, pero nos falta el canto de un duro para ir día sí día también-, pero nos hemos encontrado con que no es tan fácil como antes ir a darnos un chapuzón y que en lugar de ir a la playa a relajarnos volvemos más estresados que si hubiéramos estado dando voces al teléfono, comprando y vendiendo acciones en Wall Street. Pero aún así, nosotros insistimos, que no se diga que no nos gusta un quítame de ahí esa arena.

El caso es que nosotros nos levantamos un nuevo día de cielo azulísimo y calor y con unas horas libres por delante, y casi sin pensar -a lo mejor si nos detuviéramos a meditarlo un segundo la cosa cambiaba...- decidimos que nos vamos a la playa. Y entonces empieza lo bueno: antes de salir de casa hay que encontrar a la Cachorrina, que desde que gatea uno no sabe nunca por donde puede aparecer, y hacerle un placaje de Pressing Catch para echarle crema factor "escomoestaralasombra" 50+, mientras se revuelve por escapar, te quita el bote de las manos y se chupa la crema con ansiedad. Una vez encremada la peque y preparados con biberones de agua, chupetes extra, pañales y todos los trastos que habitualmente llevamos de paseo con nosotros, sólo nos queda coger las cosas para la playa que incluyen: una giganto bolsa para nuestras toallas, cremas, gafas de sol, libros -sí, llevamos libros, no porque vayamos a tener ni un solo segundo para leer, es por el placer de cargar con ellos y llenarlos de arena sin sentido-, una cesta con juguetes de la Cachorrina aptos para ser rebozados en la arena y/o tirados al agua, un cubo con su pala, su regadera, su rastrillo, sus  moldes con forma de cangrejo y estrella de mar, y esas cosas que se convierten en armas letales en manos de la nena, la lancha hinchable para que la Cachorrina navegue o se quede a remojo modo piscina con sus cachivaches, la sombrilla para que no se tueste con el sol, muselinas por si se echa la siesta, la silla-hamaca plegable para el Cangués (ésta ya es por vicio, que una vez metidos en el lío, nos venimos arriba y cargamos con lo que nos pongan por delante), termo con la comida de la peque y una colección de sombreros para la nena que va alternando a la misma velocidad que se los quita y los pone a remojo.

Total, que cargados como mulas tordas pisamos la arena no sin antes distribuir el equipaje: Cangués con silla de la Cachorrina que no rueda en la arena, la nena en la silla enloqueciendo por ver el agua, sombrilla en el hombro izquierdo, y giganto-bolsa en el derecho, y la menda lerenda, con cubo y pala en una mano, silla plegable en la otra, cesto de juguetes en el antebrazo izquierdo, termo con comida en el antebrazo derecho, lancha motora al cuello que no me deja avanzar y que se engancha con la silla y me hace tropezar tropecientas veces mientras doy saltitos porque quema la arena, mientras cruzamos en peregrinación tooooda la playa porque nos gusta ponernos en la orilla, mireusté -debo decir que ésto de la orilla nos gusta aquí en la Isla que no hay mareas, porque lo que es en Asturias si te pones en la orilla y te sube el agua, en un abrir y cerrar el bote de crema, te encuentras mar adentro, en aguas internacionales-.

Una vez aparcamos la silla de la Cachorrina, sacamos las toallas, clavamos la sombrilla, montamos la zona de juegos de la nena, le ponemos el bañador y nos encremamos todos, tenemos que echar a correr al agua para que la peque deje de comer arena intentando ir ella sola, así que nos hacemos a la mar con la lancha llena de juguetes y de agua que la Cachorrina se empeña en beber chupando con ansia todo lo que ya tenga un mínimo sabor salado, mientras tira por la borda el primer sombrero, jugamos en el agua hasta que estamos todos arrugados, y cuando salimos toca sesión de furia para secar a la Cachorrina, ponerle un pañal limpio, un bañador y un sombrero secos y una segunda capa de crema. La situamos en medio de 3 toallas gigantes perfectamente limpias de arena y dispuestas para que juegue tranquilamente, mientras el Cangués y yo la observamos de pie, sin sitio donde ponernos, -porque la silla plegable ya os dije que la llevamos por el placer de cargar-, y observamos como en medio segundo, el fruto de mi vientre, ha arrastrado todas las toallas, enterrado las manos en la arena, se la ha tirado por la cabeza y se come un buen puñado con una mano mientras con la otra se hace un peeling en las corneas, dejándose los ojos rojos y llorosos como si viniera de un after. Y entonces volvemos al agua a quitar el rebozo que se ha formado entre la arena y la crema, y a tratar de que la peque escupa y abra los ojos de nuevo, y volvemos a salir y a secarnos, y ponernos un bañador seco y el tercer sombrero, porque el segundo también ha sucumbido al baño. Y así nos da la hora de comer, y la sentamos en la silla, pero se endemonia y se lanza de cabeza contra la lancha, y decidimos darle de comer en la lancha, y así entre cucharada y cucharada puede darle algunos lametones al hinchable que todavía sabe a mar, y consigue coger arena de la pala y se la lleva a la boca a la vez que la cuchara con el puré, y como le pican los ojos del primer peeling, se hace otro, pero éste con vitaminas, que incluye verduras y proteínas además de arena, y antes de irnos hay que meterla en la ducha a ver si lo arreglamos, y nos llega la hora de irnos, y, sin haber puesto el culo en la toalla -ni en la silla plegable-, sentamos a la Cachorrina, recogemos las toallas en la giganto bolsa, recopilamos bañadores y gorros que estaban secando, hacemos recuento de bajas de los juguetes que traíamos, desplegamos la silla, sacudimos arena de los libros, limpiamos restos de puré y arena de la lancha y el rastrillo, desmontamos la sombrilla, y volvemos cargados por donde vinimos, dando saltitos porque quema la arena y más agotados que si hubiéramos estado 8 horas picando piedra en la Camocha. Y lo peor de todo es que nos vamos felices y deseando volver mañana. 


¡¡Seguid tan guap@s!!

22 comentarios:

  1. Jaja, que panzada de reir!!! Muy buena entrada, que estrés me ha dado leerla, me he cansado y todo jeje... Me he sentido completamente identificada, a nosotros nos pasa lo mismo cuando vanos a la playa, aunque aún no hemos tenido bemoles de quedarnos allí a comer con el peque... Un beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, lo de comer es por los horarios, que nos pilla el toro allí así que vamos preparados, pero vamos, que son ganas de complicarse más la vida, jaja... Beso!

      Eliminar
  2. Que me estresassssss, por dios q panzá de reir. Totalmente identificada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los peques son los que estresan, jajaja...

      Eliminar
  3. Me encanta el punto que le das a tus redacciones jajaja. Para mí ayer fue la primera vez que salimos "lejos" de casa y sin coche, en tren y metro, y ya fue toda una odisea de cosas que meter en la bolsa del carro, si me descuido vuelca. Menos mal que aún no llevamos chupetes ni biberones y que no coge ni lanza juguetes... ¡ah! y que dentro del capazo no pierde calcetines, jajaja.
    Por cierto, me ha encantado el factor de tu crema "escomoestaralasombra" me tienes que decir la marca, jajaja.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier salida de casa por pequeña que sea se convierte en una odisea con ellos... y cómo pueden necesitar tantas cosas por Dios!!! Jaja, el caso es estresarnos ;) Un besooo

      Eliminar
  4. Jajaja me parto,que stress! Pero es que es así hay que ir cargados hasta las trancas!! Nosotros sólo vamos a pasar unas horas,sois mis ídolos! Y yo también flipe con las no mareas del Mediterráneo en unas vacaciones jajaja besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es que las que somos del Cantábrico... :D Nosotros empezamos yendo unas horas y nos fuimos viniendo arriba y pasando el día entero, jaja, pero vamos, que vuelvo yo más agotada que ella!! Besinos!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Es que es tal cual lo cuento... no sé por qué nos gusta tanto, jaja...

      Eliminar
  6. Guau!! Desde luego me he agotado solo de leerlo! madre mía qué estrés!! al menos la siesta de la cachorrina será de las memorables, espero!! seguro que aún así disfrutais mucho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por suerte nos regala un par de horas de siesta. Pasar lo pasamos pipa, pero agotadíiiisimos... Beso!

      Eliminar
  7. Creía que no ibas a superar el "mamá y nereeeee van de paseooo" pero SÍ, LO HAS HECHO!

    Me hago muy fan tuya, jajaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, gracias!! Pero la que se supera es la Cachorrina, yo sólo lo cuento tal cual, jaja...

      Eliminar
  8. ¡Ay que temo dar los mismos pasos en este asunto que tú! Sólo que cambiando Ibiza por la Costa del Sol. Pues yo no estoy para estrés post traumático y post vacacional. A ver cómo nos organizamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Organizarse es importante, pero ya sabes que con ellos son todo imprevistos e improvisaciones varias, jaja... Ya nos contarás qué tal!!

      Eliminar
  9. Jajaja, cómo me he reído! Pero es que es la pura vetdad...cargas como una mula cuando antes con un par de cosillas ibas lista...y los peaues, que son como lagartijas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué tiempos cuándo íbamos con un par de cosillas y en plan relaz total... aaayyy...

      Eliminar
  10. Jejeje me parto! Solidaridad ante todo.... Jejeje
    Nosotros es que somos muy básicos y llevamos lo justo porque la niña está mejor con menos cosas....
    Lo importante es Q ellos se lo pasen bien. Al menos les gusta el agua!
    Un beso y a seguir disfrutando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El agua le encanta, pero ésta culo inquieto se aburre de lo mismo en medio minuto y hay que andar ofreciéndole cosas nuevas (lo que nunca le cansa es gatear y caminar)... Un besín!!

      Eliminar
  11. Te entiendo perfectamente eso con u a imaginateme a mi con 4. Llego a casa me siento después de 5 horas de playa y aun me dicen pero mama estas cansada. A mi en ese momento me apetece convertirme en avestruz pero no aun me espera lo peor baños y cenas vamos que cuando acabo son las 12 me desmayo en la cama pero lo mejor de todo es que al día siguiente digo bien hace sol toca playa "yuhuuu" . Dos días de sol seguidos en Asturias eso no se puede desaprovechar! !!!! Vamos lo que viene siendo el puro" masoquismo "asturiano y sabes lo peor que esos 2 dias seguidos coinciden con una super marea baja que tienes que ir a buscar el agua a 20 km de las costas londinenses ..... en fin Puxa asturias y sus veranos con 4 niñas😂😂😂

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con 4!!!!!!!!????? Desde este mismo instante me declaro admiradora tuya y te digo que te mereces un monumento!!! Puxa tú!! Porque a mí luchar con una ya me deja para el arrastre, así que tú con 4, no me lo puedo ni imaginar.
      Jajajajaja, lo del masoquismo no lo podemos evitar. Un beso!!

      Eliminar